Noticias
Está saliendo de Fundación Afim - Fundación Afim en Google+ Recomendar en Facebook

2018-10-24 12:27:49
La vacuna universal para la gripe está cerca, pero mientras tanto... ¡no olvide su inyección!

Esta semana ha comenzado en nuestro país la campaña de vacunación contra la gripe. Sus responsables tienen aún en la cabeza los sombríos precedentes del año pasado, una temporada en la que 991 personas en España fallecieron por la enfermedad y sus complicaciones. Casi todos formaban parte de algún grupo de riesgo, pero un 49% de ellos no estaba ni siquiera vacunado.

¿Y el resto? Fueron víctimas de un fallo en la planificación por parte de la Organización Mundial de la Salud. Cada año, la OMS tiene en cuenta la actividad y los diferentes subtipos para recomendar una composición de la vacuna contra el virus influenza. Sin embargo, en 2017 no resultó efectiva contra el virulento subtipo AH3N2 (estuvo entre el 10% y el 30% de protección) y tampoco acertaron con el linaje del tipo B de la gripe que finalmente se extendió por España.
Además de las casi mil muertes, un estudio recientemente aparecido amplía los estragos causados el año pasado por la gripe en España: 52.000 hospitalizaciones (14.000 de ellas graves) y 3.000 ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos, según adelantó ayer Diario Médico.

Este año, la vacuna trivalente de la gripe recomendada por la OMS incluye de nuevo estas dos cepas del tipo A (H1N1 y H3N2) y la cepa Victoria del tipo B. Para las personas inmunodeprimidas se ofrece una vacuna tetravalente que añade al cóctel la cepa Phuket del virus de la gripe tipo B.

La N y la H corresponden a los dos tipos de proteínas que hay en la superficie del virus, neuraminidasa y hemaglutinina, que pueden combinarse de múltiples formas generando diferentes cepas del virus. Hay 11 tipos de una proteína y 18 de la otra, por esto, básicamente, es tan difícil acertar de un año al siguiente: la variabilidad del virus es muy alta.
"La predicción de cuáles son los virus que circularán en la siguiente temporada es una tarea muy complicada", explica a Teknautas Toni Lloret, director general en España de Seqirus, laboratorio que acaba de lograr de la Agencia Europea del Medicamento la aprobación para comercializar el año próximo una nueva vacuna tetravalente. "Además, la OMS propone un contenido de virus para la vacuna con unos ocho meses de antelación".

Pero afortunadamente, hay partes del virus influenza que nunca mutan, algo que se descubrió hace una década y que ha abierto la puerta al desarrollo del Santo Grial de la inmunología: una vacuna sempiterna contra la gripe, que funcione igual año tras año independientemente de la cepa que esté dominando en cada territorio.

¿Para cuándo esta vacuna universal?

Todas estas incertidumbres se solucionarían con una vacuna que actuara contra cualquier cepa de la gripe y, además, se pudiera adaptar a las diferentes condiciones del virus año tras año. Es lo que se conoce como una vacuna "universal" contra la influenza, algo que en los últimos años ha dejado de ser un sueño. A finales del mes pasado, el Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, liderado por Sunetra Gupta, logró la pre-aprobación clínica de una vacuna capaz de conferir protección de por vida contra la gripe.

No son los únicos en esta carrera. Lograr esta vacuna es también una de las obsesiones de la Fundación Bill & Melinda Gates, aliados con la farmacéutica GlaxoSmithKline y que hace unos meses presentaron su propuesta de vacuna universal contra el virus influenza.
Para ser considerada vacuna universal, ésta debería ser efectiva en tres de cada cuatro personas, atacar a virus del tipo A y los grupos I y II, ser válida para todos los grupos de edad y durar, al menos, un año. Todos estos requisitos son, actualmente, muy difíciles de conseguir.

"El concepto universal implica una vacuna para todos los tipos y subtipos de virus, que confiera protección para toda la vida con una administración única", dice Lloret. "Las características del virus de la gripe hacen que este tipo de vacuna sea de momento difícil de conseguir, y los esfuerzos se dirigen a una vacuna que pueda administrarse en intervalos de tres a cinco años".
Link Externo:
El Confidencial